miércoles, 26 de abril de 2017

Incendio en la torre


solitario pez dorado en la pecera
sol de su cosmos ahogado
canario en la jaula colgada
lámpara de luz cálida sobre el escritorio
beso cariñoso en la frente lisa
zapallo maduro en el huerto
topacio incrustado en el anillo
narciso rodeado de jacintos en el jardín
insospechado ebrio árbol de otoño
gemido susurrado al oído en la oscuridad
girasol un día primaveral
pesada corona del rey dormido
flor adornando la oreja de una doncella
pizca de sal en la sopa de un día lluvioso
polen de la flor al amanecer
risa del bebé en la cuna
apetito satisfecho
nado intemporal
tu reflejo


domingo, 23 de abril de 2017

áurea

En la fricción de los cuerpos
se deleita una lengua
no precisa de lenguaje
virginalmente desliza
se saborea y sabe
conoce reconociéndose
en susurros
olvida alejándose
ante la revolución
para darse el gusto
de encontrarse
se divierte sobre la ola
buscando la abstracción áurea perfecta
intuye que todo este mundo es un orgasmo
se detiene donde percibe belleza
cada pequeña cosa la desenvuelve
des(a)nuda con un mercurial glissando
dulce
perfecta
prohibida
se engulle al sol


sábado, 22 de abril de 2017

Venus

Planta huella en la arena
y la sensación se dispara
a todo el cuerpo
como si se tratase de
un pecaminoso mordisco
en la oreja
sale y entra del mar sólo por gusto
a ratos se convierte en sirena
nadie se da cuenta
la necesidad de agua salada en la piel
le traspasa hacia la sangre
le sube hasta las lágrimas
y no sabe por qué
los sentidos demasiado sensibles
se desarreglan
la zigzageante orilla del mar
dibuja una difusa escalera al cielo
sube y baja en aleteos
vuela
el aire marino le recorre toda adentro
se vacía de risa y llanto
mientras la suave brisa marina
dispone infinidad de caracolas sobre su cabello
se pierde en los laberintos

en la espuma de una olvidada playa
gira a su antojo
nace y muere
el planeta

Venus


jueves, 20 de abril de 2017

Piedra lunar

Se ha enredado al pelo
el velo ronrroneante de luciérnagas
las cuerdas atan la lluvia nocturna
a una melancólica poesía
territorio de azul y negrura suave
aguas mentales tras la pupila
de una luna sin maquillaje
insípida
vacua
piedra preciosa en las sombras
soterrado murmullo a flor de piel
bullir de venas ansiosas
por devorarse a la diosa
es la afonía de un sublime paisaje
incapaz de traspasarse a la arena
vacío amortajado
tiéndete
duerme
deja que el rey quede inmóvil
en su negra casilla
y que se retire la ola
olvidando se recuerda


martes, 18 de abril de 2017

ilumymar

La hora de la cena siempre fue un festín
afuera el mar se deleita engullendo al sol
adentro se saborean los colores del ocaso
a través del cristal roto
con el deseo de música
siempre en aumento
la marea sube
atrapa otra vez
sale entonces el poeta
con su corona de piedras preciosas
a denunciar las armonías del silencio
a iluminar una a una
las habitaciones del intrépido barco
que surca las aguas nocturnas
se celebra en grande
que la tela del mástil mayor
se raje de norte a sur
alimenta ahora la rima sincopada
de las estrellas de Orión
dulce coro de voces de violines
un viaje idílico en compañía
de la exhalación tibia del mar
y los labios cerrados siempre
besando ininterrumpídamente al aire
que en cada surco se contonea
desnudo
en silencio
fue así que se acostumbró
a escuchar su propia respiración
antes de dormir:
el Paraíso le parece
realmente tan
cercano.


domingo, 16 de abril de 2017

Evaluna

Pedíase
un poema sin explicación
para alimentar la eternidad
al terminar el día
quedó enganchada la cortina
a un cuerno de la luna
la noche entró a embestidas
el toro azul adentro de la habitación
le hizo hervir la sangre
cual vino en una cacerola al fuego
se elevó en el éter transparente
todo era volar
aprendió a viajar entre los objetos
sin ser vista
a que la vieran desnuda
sin poderla tocar
encontró igualmente bellas
las gotas de sangre derramadas
sobre el piso
que las estrellas desparramadas
allá arriba en la vía láctea
reposaba diluida en la nada
quiso que le borraran los recuerdos
el toro le fracturó el cráneo
la cubrieron con la materia
más oscura del universo
piel de extrema suavidad
que ocultaba las luces
de un desconocido firmamento
mientras le advertían que
el tacto era cosa prohibida
cayó en un sueño profundo
al despertar encontró
un tajo en la cortina
y la ventana abierta

a orillas del mar


viernes, 14 de abril de 2017

Musgo

El musgo del jardín descuidado
en su búsqueda sosegada
por algo de luz
se rindió a la oscuridad
fue conteniendo sus gemidos
se amarró al silencio
el placer de sólo respirar
le era exquisito
percibirse ligeramente
húmedo
tibio
le era un imán más fuerte
que cualquier gravedad planetaria
no distinguía día de noche
el orden le era caos
el caos orden
su extensión sobre la pared
le parecía perfecta
el vidrio trizado de la ventana
una obra de arte
encontraba poemas
en las hojas caídas
todas las mañanas
deliraba con cada gota de rocío
el tiempo era aquel
tierno-niño-abominable
con el que jugaba a las escondidas
cada sonido
le hacía entrar en trance
soñaba con ser un poeta
a medio morir
y coquetear
con el orgasmo en sus pensamientos
se convirtió en musgo
violeta


miércoles, 12 de abril de 2017

mujer-caracol

ha cavado un hoyo
mirando la ropa tendida de un hilo
rendida al viento
deja de pensar
observa las cosas aparecer
por primera vez
no toma preferencia
sólo escucha la brisa pasar
en el horizonte de su cuerpo con la tela
logra distinguir su piel
identifica zonas más sensibles
disfruta de la sensación
se busca sin encontrarse
se pierde en círculos de nubes
se pierde la mujer-caracol
en su oreja
arma y desarma su castillo
a solas
alejándose silenciosamente
toma distancia de sí misma
con la esperanza de encontrarse
más ligera
más luminosa
mientras observa todos los sonidos
meterse en su oído
arder sin su permiso
deslizar y caer
profundamente adentro
tan adentro
que ahora cree que salen de ella
que todo afuera es su invención
se ha inventado la tela
se ha inventado la sensación
se ha inventado el goce
de escuchar sus pasos
de caer y elevarse
al mismo tiempo
estando siempre
deliciosamente

quieta


martes, 11 de abril de 2017

lunes, 10 de abril de 2017

El espectáculo

Se ha pasado el día gris
dándole vueltas al molino
le ha costado trabajo
pero tendrá comida
los meses estériles que avecinan.
Algunos colores se asoman
al caer el día
rosa y púrpura
sus preferidos en el cielo
entra a la casa
deja la llave abierta
se desnuda.
Disecta las moléculas del aire
buscando piedras preciosas
sólo encuentra gotas de rocío
en su jardín
se alimenta con el espectáculo.
Cae la noche
está oscuro
no le importa
ha pintado de color rojo
la habitación.
Apagándose por fuera
incendiándose por dentro.


domingo, 9 de abril de 2017

la mano tendida

aún no sé si pide u ofrece
da o recibe
ambas a la vez
tal vez
fundida en una
en nada
a medio morir
aire


sábado, 8 de abril de 2017

inmersión

veneno que no mata
la inmersión somnífera en el fractal
de las Eras
la vida toda
del día
tejer un chaleco para el frío
destejerlo
tejer una bufanda
y un gorro
ir a dormir
volver a empezar
un chaleco
más calentito
uno igual




martes, 4 de abril de 2017

La división imaginaria

Algo
en la penumbra
niega morir
la suavidad de la carne
no consigue romper el muro
y al fatigado cuerpo
se enrolla
la tela


Hunde la uña
débil huella
en tanto el hacha
sólo arranca
gemidos
de tanto escribir su nombre
ha olvidado cómo se llama...

Se sienta en el trono
a esperar
permaneciendo adentro
paseará por el jardín
tranquila

¡Medio camino recorrido errado!

Entonces
en la última recta
decide un nado de brazadas
hacia atrás
con mirada fija al cielo
serena
las aguas están
ahora
q u i e t a s

En la profundidad
sobre la superficie


abstracción

el viento contra la esquina
aturde a la sombra inconsciente
que flamea al susurro del mar
se extingue el día
sale a ladrar el silencio
sobre las calles vacías
árboles llenos
de verdeazul apagado
respiran
la tenue luz de estrellas
clavadas al techo
y el lamento vomitado
de una Era de neón retorcida
bajo la vieja sábana




sábado, 25 de marzo de 2017

Pajarillo

Ves como aquel astro se aleja
se enfría?
el matemático le llama
distancia
el poeta: olvido
milenario hielo-sombra
velo de humo-muro de roca
pálido pajarillo
enjaulado en la mente
ansía ropaje centelleante carmesí
sólo quiere beber de aquel cuenco
oculto entre las montañas
en el pecho
choca con el techo imaginario
se pierde en el camino imaginario
se mira en el espejo sin verse
se aturde al caer
y la pupila dilatada
sólo ve oscuridad
sin saber que mira desde
la casa por la ventana
al lado del fogón
perenne
créele a la oscuridad
aturdido pajarillo
cuanto más se oculta la luz
más cerca besa tu oído
el único sol




viernes, 24 de marzo de 2017

canción nocturna

arder
alejarse
tomar distancia
emborracharse a solas
olvidar
embellecer en la primavera
morir después
es el vocabulario girando
sobre sí mismo
tratando de expulsar
lo indecible
ni el dulce colibrí sonido
ni la sutil caricia 
mariposa
de mis palabras
que trepidan rubíes a la boca
podrán acercarse
al incendio de este corazón
veo el verde huerto
en el brillo de tus ojos infantes
y el silencio de tus finos labios
la canción que me hace
compañía en oscuro azul
es posible que confunda
la máscara del eco con la fuente
que más da cuando se está
embebida
en la hiedra locura
¡me desnudo bajo las estrellas!
tortuosa rutina la mía
imaginarte a mi lado
antes de ir a dormir
toco sin tocarte
cada noche
siempre

te amarro
soltándote

entre mis dedos



domingo, 19 de marzo de 2017

centro

movimiento y quietud
amantes eternos
todo se torna en un mirar
en un arar la tierra
sentado en el trono
de Plutón
en asir la soga de luz
que une y perfora
los universos…
temo la palabra
que inicia y termina
en “o”
es probable que me devore
¡que desaparezca!
que confunda el vuelo con el aire
y el respirar con amar
o aún peor
confundir una flor
con mi reflejo
mientras pájaros azules
se tiñen de púrpura
al atravesar la cavidad
donde habita
silencioso
el corazón



salida

respiraba su aire
se llenaba de él
aligeraba su cuerpo
meteorizando las palabras
lejos
al infinito
se volvió irracional
revoltijo de gemidos
incapaz de concebir la línea recta
y el instinto manaba como volcán
urgido en crear un mundo
sólo para ella
y su hijo fue la sal
la única cosa que surge
con el roce eterno
del agua y el fuego:
sal
el oleaje iba y volvía
se repetía
sin salir
queriendo
de pronto
la salida



sábado, 18 de marzo de 2017

a la deriva

bebió de su cintura
de su cuello
mientras sus alas aprendían a volar
en dirección al sol
y no le importaba morir
tenía entre sus manos
el sueño primigeneo
y en sus labios el sabor a sal
de todos los mares del mundo
en ese silencio no supo distinguir
si aún vivía
a los náufragos
de nada les sirve pensar




domingo, 5 de marzo de 2017

1

El extraño caso de la unidad
la disolución del tiempo en el no-espacio
el fuego como único pasajero de la nube
la luz en cada átomo de la oscuridad
y el beso que llega a todo el cuerpo
sólo porque sí



martes, 21 de febrero de 2017

0

Este silencio es la distancia
no-distancia
del espacio vacío
atrapado en el roce
etérea nada
delatando infinitud
iluminada oscuridad
de algo que se sabe
sin límites
volátil paz
del viaje relámpago
quieto






miércoles, 8 de febrero de 2017

Arrullo

Jamás habrá algo que mostrar
ni la cicatriz es el dolor
ni la sonrisa la dicha
todo sonido es sombra del trueno
y los colores espejismos del fuego
sólo nos queda soñar
una y otra vez
una y otra vez
soñar sólo es posible de noche
en esta orilla salada
aprovechad el arrullo quieto del mar



lunes, 30 de enero de 2017

La habitación claroscura

La inutilidad de lo práctico aquí
donde las paredes son inalcanzables
y el espacio se dilata o contrae
a necesidad de la palabra
y su séquito de máscaras áureas
es la mariposa que revolotea
ingenuamente en el jardín
sin encontrar jamás
dónde clavar un cuadro
un límite sólido y definido
que le acalle
la volátil e inacabable
imaginación
hambrienta de tiempo
y de distancias
gúgoleas



sábado, 28 de enero de 2017

Invisible

Hedonisado el cuerpo
y todo lo que mira
se ha condenado
a la tortura infinita
de no escuchar
la verdad
mientras la noche
tiñe su desnudo
de oscuro azul misterio
el túnel de la existencia
culmina en un extremo
boreal
la inutilidad de la palabra
del grito
de todo pensamiento racional
deja emerger a una flor en el desierto
que se embriaga
fugazmente
en sus delicados pétalos rosas
y la música duerme
insospechada
siempre detrás
del suspiro



viernes, 27 de enero de 2017

El laberinto

Esperando respuesta del eco
tumbos contra las paredes del laberinto
esperanzado en una imagen reflejada
más luminosa del pozo donde salió
mas el silencio llena todo
y la realidad abrumadora
hace inventar los besos
detener el tiempo
la búsqueda
las respuestas
y así de pronto
no hay necesidad
ninguna de salir
de casa



domingo, 10 de julio de 2016

el vuelo

...sometida al hipnotizante embrujo del sonido de la lluvia, la casa a perdido su ancla y a su suerte deambula por parajes de otros mundos...


jueves, 7 de julio de 2016

Leonardo Da Vinci maestro de las sutilezas.

En sus cuadernos puede leerse un apartado completo al estudio de la Luz y la Sombra, tiene interesantes apuntes al respecto, por ejemplo cito: "Todo cuerpo visible está rodeado de luz y de sombra".

Aquí, en la Monalisa, he bajado la luminosidad a tal grado que puede apreciarse que las zonas más "iluminadas" son la frente y el pecho, a entender: la mente y el corazón. Ahora, casi a la extinción puede verse que la más iluminada es la zona del corazón, que además corresponde al centro perfecto del cuadro dimensionado, una genialidad en la sutiliza de entregar información, m a e s t r o.



sábado, 11 de junio de 2016

Calla

Las palabras han dejado de tener importancia
bandada de cuervos perdidos en la noche
sombras incapaces de hundir la menor huella
colosos erigiendo un mundo de fragancias
condenadas al miserable olvido…

Las palabras ya no me sirven, no las quiero
tampoco al caballero mensajero
quiero que me muestres ese Todo
antes de enceguecerme con la mentirosa Nada
reina del imperio de tus labios.

Ahí, antes, en esa línea de reposo
en ese silencio sombrío alguien habita
está quieto observando dentro tuyo
¡tú, bendito espejo de las mil sombras!
me has exhortado a verlo dentro mío.

Calla, que está en todas partes,
es Él mismo sosteniendo al mundo
oh cuan brillante oscuridad, un Sol negro, ¡un Rey!
semilla dorada quédate quieta, duerme
cobijada en la tierra sagrada de mi séptimo cielo.